Investigación


Actualizado 3 diciembre 2014
Esta página ha pasado en blanco largo tiempo. Al principio, la idea era contar ´vida de periodistas´, pero desde hace unos meses, por el interés manifestado por jóvenes periodistas que acuden a mis talleres, se me vino a la cabeza la idea de contar historias individuales, dentro del contexto de la historia nacional. Y, el género que le permite al periodista meterse más profundo en las entrañas de la patria es, indudablemente, el Periodismo de Investigación en el cual he trabajado varios años. Tengo, entonces, cosas por contar y aspiro a que los compañeros investigadores contribuyan a relatar la historia de las investigaciones periodísticas más duras que se han hecho en Ecuador. Cuando revelo verbalmente algunos episodios veo cómo los jóvenes se sorprenden porque nunca imaginaron que detrás de la Investigación Periodística o Periodismo de Investigación hecha por unos pocos 'quijotes', hubiera tanta aventura y, más que nada, tanto riesgo.
Esta Historia de la Investigación Periodística en Ecuador, será alimentada por lo menos una vez al mes, con pequeños capítulos que, si las circunstancias lo exigen, en el proceso de escritura serán corregidos y/o actualizados. Empecemos con este:

Concepto 

Voy a comenzar por discrepar con el concepto 'Periodismo de investigación'.
Todo en la vida tiene un proceso de investigación. Para tomar un café, debe investigar dónde hay una cafetería. En el periodismo, para cubrir una rueda de prensa el cronista debe investigar dónde va a efectuarse este acto. Para escribir la noticia debe investigar para encontrar a la fuente (contraparte) que le de equilibrio a su información. Para escribir una denuncia debe encontrar muchas fuentes, muchos datos. En síntesis, la investigación llega a un nivel de profundidad de acuerdo a  los objetivos que se traza el reportero: informar -de manera simple, compleja- o denunciar –de manera profunda-. Para la noticias, el proceso investigativo puede ser ligero. Si pretende redactar una crónica, un perfil, una entrevista, un reportaje, es más profundo. Mucho más profundo para el ‘Periodismo de Denuncia’ conocido generalmente como ‘Periodismo de Investigación’. Este ‘Periodismo de Investigación’ usa la investigación para el cumplimiento de un objetivo: denunciar los hechos que el poder quiere ocultar, denunciar la corrupción, por eso lo llamo: ‘Periodismo de Denuncia’.
El ‘Periodismo de Investigación’ o ‘Periodismo de Denuncia’, ha creado cierta discriminación. Algunos ven a los periodistas investigadores como superiores, genios. Incluso hay periodistas investigadores que se ven a sí mismos como genios. (En el periodismo, como en todas las profesiones, la egolatría no puede faltar). No es así. Cada uno tiene sus cualidades, su valor. El 'periodista investigador' surge y se desarrolla si en el medio en el cual trabaja existe un espacio para la investigación, para la denuncia. Entonces contará con recursos y tiempo para investigar. Si el medio niega espacio a la investigación, lo más seguro es que el periodista se convierta en simple cronista del día a día. Si quiere cultivar la investigación, deberá buscar un trabajo que le permita cumplir su sueño de investigador. Ese sueño está marcado por las condiciones de trabajo y, básicamente, por la vocación.
2
Me puse a revisar algunos libros y en ‘Periodismo de Investigación’, del destacado periodista investigador colombiano, Gerardo Reyes, encontré esta cita de Gabriel García Márquez: “La investigación no es una especialidad del oficio, sino que todo el periodismo tiene que ser investigativo por definición”.
Reyes debate: “En teoría, el argumento (de García Márquez) tiene sentido, y se cumple en algunas circunstancias. En la práctica, la realidad es otra. El producto del trabajo de un periodista investigador es diferente del que publica un reportero que se dedica a buscar noticias del día o escribe crónicas y análisis de determinados acontecimientos bajo la presión de una hora de cierre.
El mérito del reportero diario consiste en tener olfato (cualidad) para buscar un ángulo novedoso de la noticia; poner en contexto los hechos; contar con un buen directorio de fuentes (investigación); permanecer bien informado (cualidad) y actuar con prontitud (tiempo). Por su parte, el reportero investigador trabaja en asuntos controvertidos, que no necesariamente tienen actualidad noticiosa y que casi siempre alguien no quiere que se ventilen”.
En la cita anterior he incrustado unas palabras cursivas, entre paréntesis, para hacer notar que el autor está confirmando que tanto el cronista del día a día, como el periodista investigador, cumplen un proceso de investigación para llegar a armar una noticia o una historia grande que puede ser una denuncia. Y los dos tienen cualidades similares (olfato, cultura). La diferencia entre estos dos periodistas está en que el investigador rebusca y expone lo que “alguien no quiere que se ventile”. Otra diferencia: el tiempo. El investigador tiene más tiempo para investigar. En un país como el nuestro, esto es relativo. El investigador tiene plazos para la entrega de un trabajo, aun cuando fuese una gran investigación. Eso constituye un gran desafío y un riesgo. (Ya lo veremos más adelante).

1 comentario:

  1. Buenos días, soy Julián Ordóñez, estudiante de periodismo de la Universidad Espíritu Santo, me gustaría hacerle unas preguntas, ¿Cómo la puedo contactar?

    ResponderEliminar