domingo, 29 de abril de 2012


COMEPERROS: ¿PRÁCTICA DE TORTURA?

Ayudamemoria: EN GOBIERNO SOCIALCRISTIANO ENSEÑABAN A UNIFORMADOS TORTURA MATANDO PERROS

“Entre los instructores israelitas hubo una persona que sobresalía entre las demás por sus conocimientos teóricos y las charlas que daba al personal, en base a los videos citados en donde se nos proyectaba escenas de subversivos, terrorismo, guerrilla rural y urbana, cómo morían policías en otras partes y en el Ecuador, lecciones más fuertes que las de sus colegas. Se trataba nada más y nada menos de alguien que después dejaría escrito con sangre y dolor su nombre en familias ecuatorianas, por sus hazañas y lecciones investigativas enseñadas a la Policía Nacional: Ran Gazit, quien luego estaría involucrado en el famoso escándalo de los ciento cincuenta mil dólares…
Cabe citar que su crueldad llegó a tanto, que para las clases prácticas utilizaban de conejillos de indias a seres humanos que habían sido detenidos, sean miembros de AVC o delincuentes a los que utilizaban para este entrenamiento en Pusuquí…
Para hacernos una idea de lo que fueron estos entrenamientos de los israelíes, mientras el personal flexionaba, se encargaban de realizar disparos con fusiles cerca de los oídos, dejando un estruendo retumbante en la cabeza, o nos ordenaban la crianza de animalitos domésticos (perros), a los que luego de algunos meses de criarlos, nos obligaron a que los matemos, como muestra de lealtad, ordenando que después de abrirles el estómago con un puñal, les saquemos con la boca un órgano cualesquiera del cuerpo del animalito.”
Tomado del libro ‘Hugo España. El Testigo’, Editorial El Conejo, 1996, páginas 61, 62.

Ayudamemoria: EN GOBIERNO DE LA REVOLUCIÓN CIUDADANA MILITARES EXHIBEN EN UN RECINTO ARMADO PERRO DECAPITADO

Quito (EFE), 12 de abril, 2012. Unas fotografías en las que se observan militares de Ecuador con un perro decapitado, difundidas en las redes sociales, han causado rechazo en el país y del propio Ejército, que anunció hoy que sancionará a los responsables.
En las imágenes se ve a soldados vestidos con uniformes de camuflaje sonriendo mientras  posan con el cuerpo del animal y su cabeza.
“Los implicados en este lamentable suceso ya identificados (...) están siendo investigados y serán sancionados acorde a los reglamentos de disciplina militar sin menoscabo de las medidas legales que pueda tomar la justicia ordinaria”, resaltó hoy el Ejército Ecuatoriano en un escueto comunicado.
Las imágenes fueron colgadas en la página de Facebook de José David Guamán Pichasaca, quien hoy expresó “las disculpas por haber publicado y subido a este medio las imágenes que se encuentran circulando, imágenes que no guardan relación con la política de la institución” a la cual presta servicio.
El hombre dijo que se debió “a un hecho infantil provocado por un compañero que en algún momento no midió las consecuencias que podría ocasionar”.
COMIERON CARNE DEL PERRO
La organización no gubernamental ecuatoriana Amigalitos solicitó hoy a la Defensoría del Pueblo que abra una investigación y “de ser el caso (emita) la sanción correspondiente” contra los militares, según destacó en un comunicado.
Amigalitos afirma que los uniformados “a través de las redes sociales se vanaglorian del sacrificio y posterior ingesta de la carne de perro, mascota que ha sido parte de su entrenamiento militar”
Esta organización recordó que la Constitución ecuatoriana, aprobada en 2008, reconoce los derechos de la naturaleza y de que los animales tengan “a una vida digna y a un trato solidario y justo”.
El Ejército de Ecuador confirmó que los militares en las fotos pertenecen a la Brigada de Caballería Blindada de la ciudad de serrana de Riobamba.
Según el Ejército, esos soldados “en actividades fuera de instrucción, en un lugar aislado, ejecutan un hecho atroz como la decapitación de un perro“, por lo que esta institución “expresa su total rechazo y repudio a ese acto de barbarie que atenta contra las normas y políticas institucionales”.

miércoles, 4 de abril de 2012

AYUDAMEMORIA: MINA SE TRAGA UNA CIUDAD

Perú. Comunicaciones aliadas.org. 27 agosto 09

Cerro de Pasco, ubicado en el céntrico departamento de Pasco, nació como pueblo minero hace más de cuatro siglos y, tal como van las cosas, morirá como pueblo minero.
El gobierno peruano ha aprobado un plan para trasladar esta ciudad de unos 70,000 habitantes debido a la expansión de una mina de tajo abierto, que es además responsable de graves problemas de salud y daños al medio ambiente. Será la primera vez que un gobierno reubique una ciudad de ese tamaño en América Latina.
La contaminación y los riesgos a la salud y el medio ambiente —que son evidentes— no harán más que empeorar cuando Volcán Compañía Minera, una de las principales productoras de minerales del Perú, avance en su plan de expansión que literalmente se tragará el centro histórico de la ciudad, destruyendo edificios, para extraer las reservas de plomo y zinc que yacen en su subsuelo.
El tajo de zinc domina esta lóbrega ciudad andina —una de las más altas del mundo— en todo sentido: económicamente, en salud y lo más visible, geográficamente.
Esta mina, que Volcán lleva operando una década, es un tajo de 1.8 km en el centro de la ciudad.
Las viviendas dañadas y tambaleantes, con sus paredes cuarteadas por las explosiones subterráneas en la mina a las 11 am y 3 pm de lunes a sábado, se alinean en los bordes del tajo, en algunos puntos separadas de éste sólo por una malla de alambre. Los niños que juegan al lado de los residuos del mineral tienen plomo en la sangre en niveles superiores a los límites internacionales. El agua es escasa y sólo está disponible unas pocas horas al día para los residentes.

Expansión de la producción
En la primera mitad de este año, Volcán extrajo más de 51,700 TM de zinc, convirtiéndose en uno de los principales productores del país de este mineral.
Pero la  empresa está pensando en el futuro. Su "Plan L" incrementará el área de la mina en 11.4 Ha, lo cual absorberá el céntrico distrito de Chaupimarca, obligando al menos a 5,000 personas a abandonar el lugar. Un estudio del Centro de Control de Enfermedades  de EEUU realizado en el 2007 encontró que 42% de los niños locales tienen niveles de plomo en la sangre que superan el límite aceptable por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 10 microgramos por decilitro de sangre.
Cerro de Pasco es una ciudad creada por accidente, que nunca se pensó para habitación urbana.
La actividad minera aquí data del siglo XVI, cuando los incas extraían metales preciosos, y luego fue ampliada por los españoles en el siglo XVI, quienes le dieron el nombre de Ciudad Real de Minas. La empresa minera estadunidense Cerro de Pasco Corporation empezó a producir mineral a principios del siglo XX, pero a fines de los años 60 fue expropiada por el gobierno militar (1968-80). En 1999 Volcán adquirió la mina a la desaparecida empresa estatal Centromin Perú.
La minería industrializada ha dejado una marca indeleble en esta ciudad. Los campesinos locales se quejan de que las aguas y los pastos contaminados matan su ganado, que se alimenta en los alrededores de los lagos oxidados, desechos de esta mina multimillonaria.


La primera en irse
Quiulacocha, comunidad campesina de criadores de ovejas y alpacas, cuyos animales se alimentan al lado de los relaves de color anaranjado brillante, es uno de los lugares más afectados en la zona.
Según un estudio del 2005 del Centro de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud de Pasco (CENSOPAS), más del 89% de los niños de la comunidad tienen niveles de plomo en la sangre superiores a los estándares de la OMS. La investigación encontró igualmente elevados niveles de otros metales en la sangre.
El traslado, que se prevé tomará una década, comenzará seguramente con Quiulacocha.
"Este es el lugar donde hemos vivido desde siempre", dijo Leonardo Santiago Rojas, presidente de la comunidad.
"Pero ya no podemos. Estamos totalmente intoxicados por  los metales, plomo, arsénico".
La contaminación y el daño a la salud causados por las minas cercanas no son nada nuevo en el Perú. Viajando por la Carretera Central, la principal vía de acceso a la sierra central, está La Oroya, donde una fundición polimetálica, la principal empleadora de la localidad, es responsable por peligrosas prácticas ambientales. Diversos estudios han revelado que 99% de los niños en la parte antigua de La Oroya tienen niveles de plomo en la sangre que superan los límites de la OMS. Niveles de plomo elevados en la sangre producen  problemas de aprendizaje y daño neurológico. Los niños enfrentan un riesgo especial porque sus cuerpos absorben el plomo más rápido que los adultos.
En el departamento de Junín, que también forma parte del cinturón minero andino, la empresa estatal china Chinalco tiene previsto financiar el traslado de unos 5,000 residentes de la localidad de Morococha antes que inicie en el 2012 las operaciones en su mina cuprífera de US$2.5 millardos, una de las más grandes del país.
Pero el plan de expansión de Volcán tiene más importancia que la población. En  diciembre el Congreso peruano promulgó una ley para reubicar a los residentes a más de 30 km de distancia, pero después que el gobierno ya había aprobado el proyecto de expansión.
Ahora la pregunta es: ¿quién pagará el traslado, cuyo estudio se estima en 8 millones de soles (US$2.7 millones)?
A principios de este año, el presidente regional de Pasco, Félix Rivera Serrano, señaló que la reubicación demandaría una inversión de 1,500 millones de soles ($500 millones).
"El Estado tiene una deuda histórica con Pasco", dijo Dimas Peña Armas, presidente de la Asociación de Comerciantes e Inquilinos de Cerro de Pasco Afectados por la Expansión Minera (ACICPAEM). "Nunca ha invertido en esta zona minera directamente".
"Casi toda la población de Quiulacocha vive así, contaminada", manifestó Dionisio Travesano Atencio, residente de Quiulacocha, quien tiene un pequeño taller mecánico. "Siempre dicen ‘Les vamos a trasladar, les vamos a trasladar’, pero nada se ha hecho".  
A principios de este año, el gobierno creó una comisión multisectorial compuesta por miembros de las comunidades locales y funcionarios de los ministerios de Salud y del Ambiente.
Pero el lugar de la reubicación ni siquiera ha sido establecido.
Mientras la empresa presiona por la implementación de su plan, las casas cerca de la boca del tajo están consideradas ya inhabitables. Pero algunos no quieren abandonar la ciudad.
"Nosotros vivimos de los mineros", dijo una pobladora de Cerro de Pasco quien no quiso dar su nombre.
"Si vamos a otro sitio, ¿de qué vamos a vivir?", dijo esta madre de cuatro niños que vende dulces de coco y jugo de caña.
Para Percy Suárez Minaya, presidente del Frente Cívico de Defensa de Cerro de Pasco, "no es posible continuar viviendo en esta condición. Hay necesidad urgente. Es un crimen vivir acá".